El libro indestructible por la Pastora Sra. Veronica Meza

La palabra del Dios nuestro permanece para siempre.
Isaías 40:8

En febrero del año 303, el emperador Diocleciano emitió un decreto que constituyó una declaración de guerra, pero no a uno de sus enemigos, sino a un libro:  La Biblia.
Ese decreto indicaba que toda persona poseedora de ese libro sería ejecutada, así como también los miembros de su familia.
Cada Biblia hallada fue quemada, y muchos creyentes fueron cruelmente asesinados.
Diocleciano estaba convencido de que había alcanzado su objetivo, es decir, erradicar del imperio el libro de los cristianos.
Sobre una Biblia hecha trizas, levantó una columna con la siguiente inscripción: «El nombre de los cristianos ha sido apagado».
¡Diocleciano estaba totalmente equivocado! Veintidós años más tarde, otro emperador romano, Constantino, convertido al cristianismo, mandó a Eusebio hacer 50 copias completas de la Biblia.
¿Por qué Diocleciano no consiguió erradicar la Biblia?

Porque ella es la Palabra de Dios, y él mismo vela sobre su Palabra. En el transcurso de los siglos ha sobrevivido al estrago del tiempo y a las peores persecuciones.
Actualmente millones de ejemplares de ese Libro son editados cada año, en parte o en su totalidad…

Es el libro más leído, más traducido y más vendido.
De todos los libros que están en las bibliotecas, la Biblia es el libro que más ha influenciado al hombre y le ha dado el mayor ánimo.

Transformó innumerables vidas, y también puede transformar la suya!

Mediante su Palabra, el Dios de amor se dirige a cada uno de nosotros.

Categories: Uncategorized
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial