La Fe. Pastora Sra Veronica Meza

A menudo la palabra “fe” es empleada de forma inapropiada. Algunos declaran tener fe en tal o cual cosa, en la ciencia, por ejemplo. Otros no dudan en decir: «¡Tengo fe en mí!». Otros consideran la fe cristiana como una creencia simplista y sin fundamento.

La Biblia declara la fuerza y la sustancia de la fe cristiana: “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1).         

 No depende de cosas visibles; es una convicción basada en lo que Dios dijo: “La fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17).

La fe hace que recibamos con confianza y sumisión las     verdades que Dios nos revela; luego se manifiesta en actos.

La fe da por sentado que Jesucristo es Dios, que murió    crucificado para expiar nuestros pecados, que resucitó y subió al cielo, y que pronto regresará a buscar a los que   hayan creído en él.

La fe es el único medio para escapar de la perdición y ser salvo (Romanos 10:9).  Es el único medio para ser aceptado por Dios: “Sin fe es   imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6), pues no creer lo que Dios declara es tenerlo por mentiroso.  Mediante la fe somos hechos justos (Romanos 5:1), nuestro corazón es purificado (Hechos 15:9) y nuestra vida está en seguridad (1 Pedro 1:5). Por la fe el creyente puede hacer obras que agradan a Dios (Hebreos 11). Ser salvo por la fe es un regalo de Dios (Efesios 2:8  que él da a todos los que se lo piden.

Aceptar lo que Dios dice, lo que da, confiar plenamente en sus promesas, eso es tener la fe.

 

Categories: Pensamientos
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial