¿Que es la Intercesión?

“Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé.” (Ezequiel 22:30). 
  
Dios está buscando, hoy más que nunca, a hombres y  mujeres que se pongan  favor de otros, que estén dispuestos a ponerse en la brecha entre Dios y este mundo para interceder ante EL para que sus propósitos sean manifiestos aquí en la tierra, hombres y mujeres que quieran levantar un vallado y cobertura de oración para los hogares, las familias, las iglesias, ministerios, proyectos, ciudades, naciones, y continentes. 

Dios quiere sanar, restaurar, liberar, restituir pero para eso, El necesita a personas que se pongan en la brecha por otras para que todos sus planes y designios se manifiesten.

Es por esto, que EL nos dejó un arma espiritual poderosa para traer Su voluntad acá en la tierra, y esa arma se llama Intercesión. 
 
¿Que es la Intercesión? 

La intercesión es el acto de interceder o hacer una petición en lugar de otro delante de Dios. Significa orar, interceder, mediar como juez entre dos partes, Encontrarse con el Rey en un lugar específico con un propósito, Causar que la luz de Dios caiga, Guerrear espiritualmente.

¿Que es Interceder?

Es tomar el lugar de otra persona
Es ponerse en su lugar para suplicar o defender su caso motivado  solamente por el amor y la misericordia, Es pedir a favor de otros

  “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.” (Isaías 6:8).

     La Palabra establece en 2 Corintios 6:1 que somos “colaboradores suyos,” es decir, que como hijos de Dios estamos supuestos a cooperar con Dios para que Sus propósitos y planes sean hechos.  Jesús  llevo a cabo la voluntad del Padre a través de la oración.   El secreto del poder de Jesús acá en la tierra estaba en su vida de oración. 

“Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió  y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.” (Marcos 1:35).

Que mejor modelo a seguir que de la vida de Jesús.  La efectividad de su ministerio fue por las horas que invertía en la Presencia de Dios intercediendo y teniendo intimidad con el Padre.

Por eso cuando salía después de estar con el Padre Celestial era efectivo en todo lo que hacía: echaba fuera demonios, sanaba a los enfermos, liberaba al que estaba oprimido, predicaba y enseñaba y multitudes venían a un arrepentimiento genuino. 
El secreto está en tener en comunión con Dios y en la intercesión.  Cuando tenemos intimidad con nuestro Creador, el Espíritu Santo afina nuestro oídos espirituales para que podamos escuchar la voz de Dios y EL nos guía a como debemos de interceder en cada ocasión. 

La intercesión es un arma espiritual poderosa que irrumpe los aires y hace que los planes y propósitos de Dios se manifiesten en cada aquello por lo cual intercedamos.

Dios está buscando a hombres y a mujeres que vengan delante de EL y se pongan a favor de otros para que lo que no han sido alcanzados por la predicación del evangelio sean alcanzados; para que las familias desintegradas sean restauradas, para que naciones den a luz gobernantes conforme al corazón de Dios, y para que haya unidad en el Cuerpo de Cristo. 
 

Categories: Pensamientos
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial