Veinte claves para comprender a Dios

¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es el Señor, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. Isaías 40:28

Este es el título que aparece en la portada de una revista de contenido religioso.
¿Quiere el autor del artículo dar a entender que Dios está al alcance de la inteligencia humana?

A pesar de los sorprendentes avances de la ciencia, al hombre le cuesta encontrar una respuesta a los misterios del funcionamiento del Universo, y pretende «comprender» a Aquel que lo creó.

Dios es infinito, inescrutable, y su inteligencia es ilimitada. Esta fue la experiencia que tuvo hace mucho tiempo un hombre llamado Job, la cual nos relata la Biblia.

Job creía que conocía todo, que sabía todo, que comprendía todo: “Yo os enseñaré en cuanto a la mano de Dios” (Job 27:11).

Pero después de pasar por terribles pruebas reconoció su incompetencia total ante la sabiduría y el poder de Dios, y declaró:
“Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía” (Job 42:3).

Si bien nuestra inteligencia es irrisoria para llevarnos a comprender a Dios, no caigamos en la trampa de rehusar creer lo que no comprendemos.

Dios se revela en su Palabra, y por encima de todo, se dio a conocer en la persona de su Hijo Jesucristo.

Una sola «clave» basta para ir a él: creer lo que nos dice, reconocerse pecador y abrir su corazón al amor divino manifestado en Jesús.

Entonces, al igual que Job cuando abandonó todas sus pretensiones, podemos decir por la fe: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven” (Job 42:5).

Génesis 7-8 – Mateo 6:1-18 – Salmo 5:1-7 – Proverbios 2:6-9

Categories: Pensamientos
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial