Volver a las bases de la vida cristiana requiere revisar los cimientos.

En un edificio, la profundidad y fortaleza del fundamento determina qué se puede construir sobre él. Existe una relación fija entre la firmeza del cimiento y el tamaño y la permanencia de la estructura construida sobre él. El Salmo 11:3 declara: ¡Cuando los fundamentos son destruidos, ¿qué le queda al justo?! Hágase esta pregunta, ya sea que sea un nuevo creyente o un discípulo de Cristo.
Jesús, la Roca
Salmo 62:1-2, 5-7 Solo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación. Solo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Jamás habré de caer! Solo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi esperanza. Solo él es mi roca y mi salvación; él es mi protector y no habré de caer. Dios es mi salvación y mi gloria; es la roca que me fortalece; ¡mi refugio está en Dios!
Isaías 28:16 profetizó de Jesús: Por eso dice el Señor omnipotente: ¡Yo pongo en Sion una piedra probada!, piedra angular y preciosa para un cimiento firme; el que confíe no andará desorientado.
Porque nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo (1 Corintios 3:11).
Construir sobre el fundamento
Jesús es nuestra Roca y nuestro cimiento firme. Debemos aprender a construir nuestras vidas sobre Jesús la Roca. Eso se hace oyendo y haciendo lo que Él nos dice que hagamos. Oír y hacer.
(Mateo 7:24-27). Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca. Pero todo el que me oye estas palabras y no las pone en práctica es como un hombre insensato que construyó su casa sobre la arena. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa, y ésta se derrumbó, y grande fue su ruina.
La lluvia caerá y los ríos crecerán y los Todos tendrán los mismos avisos de tormenta y el mismo clima. La diferencia está en la preparación.
¿Quiénes son los que están preparados para cualquier cosa? Los que han construido sus vidas sobre la Roca de Jesucristo. Ellos son los que pueden soportar toda prueba.

Categories: Uncategorized
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial